PREDICCIONES AÑO CHINO 2018
                                                                                   Por: Viviana Bergmann


El año chino siempre inicia un día diferente, esto es porque en esta cultura se usa el calendario lunar; en el caso de este año 2018, el
inicio está marcado para el día 16 de febrero, a partir de ese día la energía del año cambia, y, en consecuencia, sentiremos algunos
“ajustes”. Cada año tiene su propia energía y cada uno de nosotros la suya, y hay diferencias en el modo de receptarlas, sin embargo se
puede hacer una interpretación general, una inclinación hacia una manera en que la energía del año se mueve.
Antes de empezar el año aconsejo (como se sugiere en la cultura oriental) no dejar nada pendiente, pagar deudas, limpiar la casa,
regalar lo que ya no se usa, reconciliarnos con quienes hemos tenido diferencias… Este es el modo en que damos paso a lo nuevo,
haciéndole un lugar energético.
El año 2018 es un año con energías de Fuego y de Tierra, además de pertenecer al perro como animal que lo caracteriza.
Sabemos que el perro es el mejor amigo del hombre, es humanitario, solidario y cariñoso, el perro nos invita a lo “casero”, a valorar las
pequeñas cosas de la vida, a no buscar fuera lo que sabemos que está dentro de cada uno de nosotros;  y a poner en orden la casa y las
relaciones. Si el mundo está mal, es porque las relaciones entre las personas están mal, el año del perro es una invitación a relacionarnos
mejor con todas las personas, a diferencia del 2017 (año del gallo) en donde todos estábamos dispuestos a la “riña”. Entonces, las
relaciones entre las personas son importantes porque el perro viene a humanizarnos; a enseñarnos una conexión con la realidad palpable;
debe ser el año de la tolerancia, tolerancia hacia nuestros semejantes con todo aquello que nos hace diferentes; no podemos olvidar que
el perro es territorial y puede haber disputas entre personas, en nuestros hogares, lugares de trabajo, países, etc, en relación al
territorio que cada uno supone le corresponde.
Al ocuparnos en afianzar las relaciones saludables, sin segundas intenciones, podremos disfrutarlas más. La tecnología no tendrá el auge
que en 2017 tuvo, estaremos dispuestos a restarle algo de tiempo y ocuparnos de la reconexión entre nosotros, pues las prioridades
cambian.
A su vez, el perro nos enseña, con su simpleza, a ser justos, con lo cual, la paciencia de los pueblos en muchos casos se acabará, esto
puede generar afrentas civiles pues el perro exige justicia…
También nos coloca como generadores de nuestros propios proyectos, hay que auto abastecerse, viene el conocimiento, la verdad, nada
superfluo este año, los cánones de belleza tan vendidos en nuestra cultura por estos tiempos caerán ante la “hora de la verdad” en
donde se valorará la creatividad y la inteligencia, se reinvindicarán oficios y maestros.
Es un año de re invención, conoceremos con certeza la orientación real de la vida en el planeta valorando el sagrado sentido de la vida.
Sin olvidarnos que el año contiene el elemento fuego…tendremos que tener mucho cuidado con la manipulación de explosivos, los
incendios, activación de volcanes, sismos y movimientos telúricos se harán notar.
Los líderes tendrán tendencia a la impulsividad, esto, combinado con la necesidad de defender el territorio puede generar conflictos a
nivel países.
Nos sentiremos apoyados, bien con nuestros hijos, imagen pública, relaciones y con la apertura al conocimiento. Costará un poco sentir
que se nos retribuye lo suficiente, y sin lugar a dudas, el terreno más débil del año será el profesional, donde podemos sentir que las
cosas no están del todo como quisiéramos, identificarnos con una profesión será el reto del año, aún los más seguros de estar
encaminados, podrán dudar en algún momento acerca de si están siguiendo el camino correcto.
Año más estable que el 2017 en donde lo imprevisto y la exageración reinaban. Ser tolerantes y volver a las cosas simples es el mejor
consejo que puedo darles para ir al ritmo de un año que nos mostrará el modo de vivir francamente y sin rodeos.

Feliz 2018!

                                                                                                                              Copyright - Viviana Bergmann 2018                                                                      Problemas con el Sitio contacte al WebMaster